Manteniendo la Piel Joven

por Dr. Ricardo Alberto Leal Vásquez
Dermatólogo


La piel es el órgano que recubre nuestro cuerpo, es una barrera que nos protege del medio externo, por lo tanto, está sometida a una serie de agresiones externas como el viento, la temperatura, los rayos solares, los contaminantes atmosféricos. Todas estas agresiones con el tiempo van produciendo unos cambios degenerativos sobre la piel. Esta con el paso de los años, se va volviendo mas delgada, pierde agua y se reseca con mayor facilidad.

La dermis, que es la capa intermedia de la piel, donde se encuentran las fibras de colágeno, sufre daño. Las fibras de colágeno son las estructuras que le dan sosten a la piel, se vuelven delgadas, frágiles y quebradizas. Los fibroblastos, que son las células que producen estas fibras, disminuyen en número y en su capacidad para fabricar estas fibras. La piel se vuelve delgada, con poca elasticidad y brillo.

Entre los medicamentos que se utilizan para revertir estos cambios contamos con unos que estan muy de moda:




a) El Acido retinoico (que está en el mercado con el nombre de retin a, eudyna, retinic), un derivado de la vitamina A, que combate eficazmente el daño sobre la piel y estimula la formación de nuevo colágeno. Tiene la capacidad para quitar pequeñas arrugas, literalmente alisa la superficie de la piel quitando pequeñas imperfecciones. También puede aclarar algunas manchas sobre la piel ya que actua en el metabolismo de la melanina. El ácido retinoico, debe de ser usado unicamente por la noche ya que con la luz del día puede irritar la piel. Los efectos se empiezan a ver a las tres o cuatro semanas de estarlo usando, debe de ser empleado bajo supervisión médica. Los efectos de este medicamento duran meses después de su aplicación.

b) Los Alfa hidroxiacidos: Son compuestos orgánicos que se derivan de productos alimenticios (por ejemplo: el ácido glicólico se obtiene de la caña de azucar, el ácido láctico de la leche, el ácido málico de las manzanas). Se desconoce exactamente la forma en que actuan. Tienen también la capacidad de "alisar" la piel y librarla de pequeñas imperfecciones, dismuyen las arrugas, y puenden aclarar algunas manchas. Muchas marcas de cosméticos han incluido en sus cremas alfa-hidroxiacidos a concentraciones bajas, y con el uso prolongado de ellas pueden obtenerse resultados rejuvenecedores satisfactorios. A concentraciones altas, los alfa-hidroxiacidos se pueden ocupar para hacer peelings, y tratar imperfecciones más graves sobre la piel y quitar arrugas más pronunciadas. Estos peelings se pueden repetir inclusive semanalmente para obtener resultados más notorios.