LUNARES
¿Cuáles son peligrosos?
Por Dr. Ricardo Leal Vásquez
Dermatólogo


La Academia Americana de Dermatología aconseja que usted visite a su médico si tiene lunares con las siguiente características:
a. Todo lunar que se tenga presente desde el nacimiento y que sea palpable.
b. Todo lunar que repentinamente presente un crecimiento rápido.
c. Aquéllos que cambien de forma.
d. Los que por su posición se irriten fácilmente.
e. Todo lunar que sangre.
f. Aquéllos que por su localización no puedan ser
observados fácilmente como serían los que estén en el cuero cabelludo, región ano-genital o mucosas.
g. Todo lunar que aparezca después de los 30 años.
h. Aquéllos que den picazón o dolor.

Prácticamente todas las personas tienen lunares. La mayoría de los lunares aparecen en la infancia y en la juventud, éstos se llaman lunares adquiridos. Después de los 30 años es raro que aparezcan lunares nuevos. Los lunares que aparecen desde el nacimiento se llaman congénitos.

Los lunares adquiridos son usualmente pequeños, de menos de 0.6 cms, y de un solo tono de color, de forma oval o circular y el pigmento en su periferia está bien delimitado. En la juventud tienden a ser planos, pero conforme va pasando el tiempo pueden abultarse un poco. Un lunar puede crecer en la adolescencia y esto no es para asustarse, sobre todo si hay otros lunares creciendo simultaneamete.

Los lunares congénitos estan desde el nacimiento, son de mayor tamaño (usualmente mayores de 1.5 cms), y de pigmento uniforme.
Este tipo de lunares tienen posibilidades de malignizarse, esto es, degenerar en un cáncer de piel llamado melanoma; por esta razón es necesario quitarlos en su totalidad cuanto antes.

Hay un tipo de lunares adquiridos los cuales aparecen en la adolescencia, con frecuencia no aparece uno solo, si no que aparecen varios de estos lunares a la vez y presentan entre si las mismas características, estas son: tienden a ser un poco más grandes (mayores de 0.6 cms), con varios tonos de color (café claro, café obscuro, rosado, color de la piel), de forma no tan regular, y su pigmento tiende a mezclarse paulatinamente con la piel. A veces estos lunares tienen la propensión de aparecer en la misma familia. Estos lunares, también tienen una pequeña posibilidad de malignizarse y es necesario quitarlos completamente lo más pronto posible. En todo caso de duda lo recomendable es consultar con su médico.





Como se puede apreciar hay lunares cuyos efectos son malignos o benignos. Estos pueden dar hasta un toque de encanto en las personas, particularmente en las damas, pero los primeros son de cuidado, porque cualquier factor que propicie el cáncer es de temer.